Comenzar…

Comenzar…

 

 

Ha llegado septiembre y con ello el comienzo un nuevo curso lleno de expectativas, curiosidad y también cierta intranquilidad, estrés… Los niños y adolescentes están experimentando estas situaciones a niveles sin precedentes. Y también los docentes que los acompañamos.

El comienzo de un nuevo curso es el momento de la preparación, planificación y de organización de objetivos ¿cómo quiero que sea este curso?¿cómo puedo ayudar a rebajar mis niveles de estrés y el de mi alumnado para alcanzar los objetivos deseados?¿está en mi mano conseguirlo?

Disponemos de herramientas útiles para ello y las evidencias lo demuestran.

La atención plena o Mindfulness nos ayuda ya seamos niños, adolescentes y/o docentes a reconocer e integrar hábitos que conducen a la felicidad y al sentimiento de satisfacción con la propia vida.

 

Fuente Getty Images

 

Mediante la repetición de un hábito podemos reforzar los circuitos cerebrales asociados a este y hacer que el hábito sea más fuerte. Si los adolescentes revisan su móvil a primera hora de la mañana, cada mañana, revisar el móvil pronto se convertirá en su hábito por defecto, como una respuesta automática. Si meditan o respiran a primera hora de la mañana, cada mañana, meditar o respirar se convertirá pronto en su hábito al despertar.

Cuanto más se repite un hábito, más fuerte se vuelve y es más probable que se convierta en una respuesta integrada en la rutina diaria.

Practicar e integrar Mindfulnesses acompaña en el desarrollo de tres cualidades universales: la atención, el equilibrio y la compasión.

Este proceso nos permite a los niños, jóvenes y adultos ver el mundo y estar en el mundo con esas cualidades universales.

El comienzo de un nuevo curso es como el comienzo de una nueva vida y esta comienza por la respiración. Comencemos este curso con una inspiración lenta y una expiración prolongada conectando con nuestro interior, hagamos de ello nuestro hábito diario de inicio del día y llevémoslo a nuestras aulas, enseñemos y practiquemos cada mañana con nuestro alumnado, creando un espacio/entorno compasivo, atento y en equilibrio desde este nuevo principio.

Buen comienzo de curso.

Autora: Carmen Barrios 

Docente en Educar Emocionalmente

No Comments

Post A Comment

siete + 19 =